26/7/2014

Formulando con tinta invisible · [5] · Un amor no derramado

Tenía que cesar
 tu mano en la mía
un futuro impredecible
 en el que tú latías
 como un pulso lejano,
 aún posible.

Vida al final del camino:
 las líneas de tiempo enamorado
 dibujan siempre un cielo infinito.

No pudimos ser (alguien diría: la tierra no pudo tanto)
 lengua, cuerpo, pasos, senda
 ruta de pájaros abandonando Septiembre
porque tus ojos ya huían aunque perseverara el sueño
 buzón de cartas repleto
 amor en servilletas
 pintalabios en espejos

Elegimos no ser y míranos, aquí estamos:
 cubiertos por la sangre
 de un amor no derramado.

17/6/2014

Formulando con tinta invisible · [4] · Verano




Es tiempo de verano
y entonces todo luce como el agua
todo se refleja en el agua
como el alma oscilante
en una perla engarzada en el collar de tu cuello
entre un sinfín de cuentas desgastadas en tu nuca
y en cada roce con la piel una súplica
como una ola chiquita de leve espuma blanca
que lame tus pies y se retira con un recuerdo viejo
y dulce que apenas intuye
y que devuelve al mar:
notas de piano en pentagramas torcidos
partituras mojadas que hablan
de un mundo enamorado de si mismo
que se sueña en el sol y se busca
en la buena estrella
que sueña
un camino iluminado por la estela de unos pasos
la entrada en una casa
la sonrisa de unos ojos
embebidos en el agua de unos labios
que besan sombras nombradas con urgencia en la noche
que besan como las mariposas
labios alados,
labios breves,
ligeros
como almas oscilantes
sobrevolando las perlas engarzadas en el collar de tu cuello.

28/5/2014

Formulando con tinta invisible · [3] · Una piel que espera


Hay una piel que espera
como un campo peinado por el trigo
una caricia y recolecta
la magia de la vida
en forma de espiga o flecha apuntando al cielo
y espera y en la espera se sueña a sí misma


y en el sueño se sumerge en el agua 
donde nada desnuda de tiempo
repleta de la nada más bella
(oquedad sin rostro)
caricia que fluye neutra

te dibujas un carcaj en la espalda
repleto de espigas doradas
que arman tus miradas

el invierno se repliega entonces
y el verano se adivina
en un pliegue de tu falda

12/5/2014

Formulando con tinta invisible · [2] · Un idioma viejo




Entre bocas inundadas de pasado, aquel resultó ser un beso cargado de futuro, una bala directa al corazón sin retroceso, la razón perdida de unos labios cansados, para retomar la batalla del amor o al menos, iniciar el asalto al refugio cálido de tu cuerpo tan blanco, a las rutas de la seda que nuestros dedos olvidaron, al aire viciado de la vida en movimiento, al calor enfermizo de tus manos en mi pelo.


Cantaba Modugno 'tu si' na cosa grande pe'mme' y el tiempo temblaba en cada segundo y en cada abrazo la vista se perdía y el alma derrapaba en cada poro.

Agotado el amor, la mente aún trataba de entender su lengua vieja y olvidada y la ropa cubría rápida la breve memoria del cuerpo.

'Dilo de una vez por todas si tú también estás temblando', dijo Modugno.

Pero a tu espalda nunca se le dio precisamente bien el italiano.